Requisitos de actas circunstanciadas

Agencias conciliadoras




ver más

Carta de Antecedentes Penales

¿Cómo y dónde obtenerla?


ver más

Extorsión con amenaza de secuestro

¿Qué hacer ante una llamada de extorsión?


ver más
Prevenir es lo que vale
Unidad de Acceso a la Información


Instituto de Formación Profesional


Para apreciar en su real contexto al Instituto de Formación Profesional de la Procuraduría General de Justicia se requiere estimar su base conceptual, lo que se dispone de la siguiente forma:

Todo organismo público se integra de un elemento humano y un elemento material, con el propósito de llevar a buen puerto su particular función, como base para la consecución del bien común.

El elemento humano significa y materializa la función que en abstracto se señala en el marco normativo para todo ente de gobierno. Consecuentemente, de la actitud y aptitud del personal dependerá el buen hacer en las funciones públicas o de autoridad.

La única vía para lograr lo anterior es la profesionalización, lo que conlleva una alta responsabilidad e introyección de valores, así como una elevada capacitación, ilustración y adiestramiento. Cualquier actividad, por humilde que sea, requiere cimentarse en la profesionalización, pues de ello depende su efectividad.

El complemento de lo que se dice se erige en la formación, esto es, en la posibilidad de crecimiento a la integralidad individual para y en la realización de específicas tareas, bajo condiciones actitudinales de enaltecido nivel axiológico, como cimiento al plan de vida y de trabajo en la Institución; en otras palabras, el saber ser, el saber hacer y el saber conocer personales como desideratum del servidor público tipo.

Bajo esa concepción es menester aludir a la consistencia de nuestra actividad toral: la Dependencia para la que trabajamos es el asiento del Ministerio Público, entidad Constitucional encargada nada menos que de la investigación y persecución de los delitos, encomienda que significa trascendental e importantísima función de alto interés para la sociedad, en cuanto que sustenta la salvaguarda y protección de los más encarecidos valores del hombre; además es garante de la legalidad, lo que hace que cobre ingente relevancia el factor humano.

Por tanto, se requiere una profesionalización puntual y precisa operada por una entidad ex profeso para ello. De ahí es que surge el Instituto de Formación Profesional, con la responsabilidad de formar, capacitar, especializar y adiestrar a los integrantes de la Institución, a fin de que adquieran los conocimientos, habilidades, valores y actitudes de menester para su actuar profesional.

Su función atiende al reclutamiento, selección, y evaluación de quienes aspiren a formar parte de la Procuraduría, así como del personal en activo, además de establecer la capacitación básica, de actualización y de especialización de aquéllos; así mismo, coadyuva en la instauración e implementación del Servicio Civil de Carrera.

Actividad primordial lo es el diseño, establecimiento y sistematización de la política de crecimiento e impulso al capital humano, amén de las evaluaciones de actitud y aptitud para el ingreso, permanencia y promoción de los servidores públicos de la entidad.

De igual manera, preponderante resulta el aspecto de detección de necesidades en materia de capacitación, así como, con base en ello, el diseño de los programas académicos y de formación inicial, de actualización y especializada, además de las capacitaciones específicas que coyunturalmente se requieren por otras instancias de la Dependencia.

Misión:

“Captar, formar y profesionalizar al personal idóneo para las labores propias de la Procuraduría General de Justicia, mediante el desarrollo de sus actitudes y aptitudes funcionales que permitan el reflejo de su mérito y desempeño como base de su crecimiento.”

Visión:

“Instancia rectora en lo técnico y operativo del desarrollo humano de los servidores públicos de la Dependencia, alineada a un modelo organizacional que permita alcanzar los altos propósitos de la procuración de justicia.

Lo precedente, a través del establecimiento de lineamientos, directrices y políticas claras, accesibles y ágiles, que den lugar a la plena satisfacción de necesidades de las áreas integrantes de la Institución”.

Lo que ha quedado dicho constituye un intento por señalar en breves y concisos términos la razón de ser y el quehacer del Instituto de Formación Profesional como parte fundamental de la Procuraduría General de Justicia.